diumenge, 3 de juny de 2018

Permiso

Quizás nunca más volverían a verse, "la vida" ...diría él, "aaah...la vida!"...la misma que les había juntado, era la que les separaba, o quizás no.
Quizás era el no darse permiso de ella lo que la frenaba, como le había frenado años atrás, cuando en el camino se le puso delante uno de sus sueños, viajar por el mundo, y lo dejó escapar, aquel día, en el portal de su casa, la primera noche del nuevo año, mientras su futuro la estaba esperando en el piso de arriba, para quedarse junto a ella veintidós años....
Y ahora, sin quererlo, su amiga, la misma que le hizo ver que no se daba permiso para dar el paso años atrás, le hizo pensar que la vida se repetía, que el momento era el mismo, y que residía en ella el permiso, que no tenía que pedírselo a nadie, que era libre ante la vida, aunque el miedo la atrapara...
Y recordó que el miedo puede esconder un deseo...


Un día cualquiera....

Entras en mi despacho, rota, hecha trozos, te miro a los ojos, no hacen falta palabras, te leo, puedo ver en ti la desesperación de no saber para dónde tirar, tu desorientación, tu miedo a quedarte sola, a la vez que tu miedo a mirar atrás y volver al lugar del que ya has decidido salir.
Pasas a sentarte, lo primero, un vaso de agua, lo segundo, respiramos, nos miramos y te pregunto, por dónde quieres empezar, qué te ha traído hasta aquí, qué me quieres decir, qué necesitas...
Y empiezas a soltar palabras, frases, inconexas todas ellas, llenas de miedo, de desesperación, de desorientación, por no saber si lo que has vivido y me cuentas es producto de tu imaginación o si es terriblemente cierto. 
Y respiramos, entre sorbos de agua, llantos y bloqueos, para empezar a construir un relato con sentido que nos permita entender qué ha pasado...o que permita poner cierto orden a los recuerdos, las sensaciones y las emociones...
Y seguimos, no es una entrevista al uso, no hay una mesa enmedio, no hay ordenador, no hay papeles, sólo palabras, y, si te hace falta, una caja de pañuelos, una mano que estrechar , un hombro sobre el que llorar...
Afortunadamente, no sabes cómo,  sales a respirar, y te das cuenta de que hay aire, que has llegado a la superficie aunque vuelvas a hundirte por falta de fuerzas, pero que una vez sabes que fuera hay aire, puedes volver para tomar una bocanada , para poder hacer frente a lo que queda en el fondo...
Y poco a poco, vamos trazando entre las dos un plan, indefinido en el tiempo , pero con un sentido: recomponer las piezas rotas con las que has llegado, primero unas, luego otras, con dificultad, y a la vez, con la seguridad de que eres capaz de volver a estar entera, porque la parte más difícil ya la has pasado, la de llegar hasta un lugar desconocido para ti en el que te encontrarás también a alguien desconocido a quien le habrás contado tus desesperaciones y miedos. Entonces, habrás saltado la valla más alta, la que te separa de tu yo ciego, incapacitado, para dejar atrás esa víctima que tanto te atrapaba , tomar las riendas de tu vida con la satisfacción de que has sido capaz, de que ya sólo depende de tu decisión. 
El camino, te aviso, será duro, muy duro, recomponerse supone mucho esfuerzo, y también, mucha satisfacción, orgullo, admiración por una misma, tenlo presente, es la mejor recompensa.

dissabte, 28 d’abril de 2018

A mí, també...

Tornam a estar sols, 
Me crides pel meu nom,
Me demanes amb aquella veu,
Amb  aquell tò que jo ja conec, 
Que això és entre tu i jo, 
Vols esser amable, 
Desconfii de tu, 
Me fas por,  
Sent les  cames clavades enterra, 
El meu cor s'accelera, 
Deix de sentir el meu cos, 
Desig que allò passi aviat, 
No em puc moure, 
El cor me batega, 
Tenc els peus aferrats enterra, 
No em puc moure, 
No sent el meu cos, 
El cor em batega al coll, 
Un nuu tanca la gargamella, 
No me puc empassar la saliva,
El cor em batega a la boca, 
M'aufeg, 
Faig el que em demanes, 
Vull sortir, 
Allà està fosc,
Tenc por, 
Sent la por dins del  meu cos,
Sent la por al coll
Sent la por al ventre
Sent la por a les cames
Sent la por a la gola
No puc sentir el meu cos
Vull que acabi
Vull les mans d'ella que em treguin d'allà
Vull cridar, no puc
La por a la gola, 
No puc cridar....
Tú, et tornes a vestir
Jo, em sent bruta
La por s'instala al meu cos,
Ara li dic CULPA.

Mujeres.



A menudo me vienen imágenes de la intimidad compartida con vosotras, mujeres, transmisoras de vida,  amigas, adultas, portadoras de  feminidad y fuerza , presencia, acogimiento, y ternura.
No pude fotografiar aquellas escenas, que sólo os corresponden a vosotras, madres, hijas, hermanas, que entorno a una mesa, sentadas en el suelo,  compartíais risas, canciones, palabras secretas, reproches, rimas, miradas y códigos sólo descifrables por vosotras.
La ausencia de hombres en la sala transmitía ésa complicidad que ni palabras necesita, que se acompaña de miradas, gestos y risas, y ahora, recién llego de otro de éstos encuentros, retomo el texto, con la energía que me transmitís, mirándoos, cada una con su propia historia, en la otra orilla, aquí al lado.
Somos del mismo lugar, la Vida.

Instants....

Recollida a casa, sola, amb la música i repassant les imatges de les coses que he viscut , sense dubte em qued amb els moments en els que vos he tingut als dos devora, en els que he pogut sentir que vos disfrut com a fills i com a persones,  que formau part de la meva vida, amb les ganes de viure i de sobreviure que m'aportau.
Si d'una cosa estic segura és que cada moment és únic, que passa com l'aigua del riu i que mai torna a esser igual, i que per això, els anys m'han ensenyat a assaborir els instants com si no hi haguèssim d'esser-hi demà.
Quan tanc els ulls, 
Tanc  els ulls mirant cap al 2017, i tenc davant aquells dos dies amb voltros en el vaixell, tan junts, navegant en una mar blava, camí de Cabrera, conscient que són moments que no puc agafar amb les mans, i que sí puc guardar al meus records...

Abraçar la tendresa

Una abraçada acompassada, una etapa tancada amb amor, mirant enrera amb tendresa, comprenent que fou així com fou perquè no podia ser d'una altre manera i que hem après a viure, plegats , tot i que per camins diferents.
Hem pogut aprendre a abraçar-nos amb tendresa...i que la tendresa ens abraci...


divendres, 27 d’abril de 2018

Sólo si te digo que sí

Sólo si te digo que sí, es sí,
Sólo cuando te digo que sí, puedes traspasar mi intimidad
Sólo cuando me dices que sí, puedo traspasar tu zona de proximidad
Sólo cuando te digo que sí, me puedes tocar
Sólo cuando nos decimos  que sí, nos podemos acariciar
Sólo si queremos tú y yo, es sí,
Sólo si tu y yo nos entendemos bien, es sí
Sólo si me siento bien contigo, va a seguir siendo sí,
Sólo si cuando hemos empezado y tú y yo, nos sentimos a gusto, es sí,
Sólo  cuando tu y yo lo pasamos bien,  es sí
Sólo  cuando tú y yo estamos conscientes, es sí
Sólo  cuando tú y yo somos conscientes de lo que pasa, y disfrutamos, es sí
Sólo cuando hay igualdad entre tú y yo puede ser un  sí
Sólo cuando hay repeto entre tú y yo, el "Sí" tiene valor.

Si hay inseguridad, no sigas, el sí puede pasar a ser un No por mil razones:
Porque no me gusta
Porque me he puesto nerviosa
Porque te ha entrado prisa
Porque no te gusta
Porque eres más poderoso o poderosa que yo
Porque me duele
Porque me siento culpable
Porque invades demasiado mi espacio
Porque no te gusta que sigamos adelante
Porque hemos bebido demasiado
Porque nos sentimos mal
Porque el miedo de seguir nos paraliza
Porque seguir, me deja muda, inmóvil
Porque no queremos violar la intimidad de la otra persona
Porque no queremos tener que declarar en un juicio que lo que hacíamos traspasó unos límites que nos hacen daño
Porque no quiero tener que escuchar en la radio que me violaste, que me la metiste por todo y no pude decir que no
Porque es mi cuerpo, y sobre él, sólo mando yo,
Porque  sobre el tuyo, sólo mandas tú
Porque si lo haces sin un sí, abusas de mí
Porque si abusas de mí, me agredes
Porque si me agredes, me violas
Porque si me violas, dejas de ser persona
Porque si me violas, me anulas
Porque si tú me agredes, es a ti a quien hay que juzgar
Porque .... no quiero que todo el mundo sepa que me agrediste
Porque ...no quiero que se cuente cómo me agrediste
Porque si la agresión ya fue terrible,
airearla a los cuatro vientos, me mata.