dijous, 23 de febrer de 2017

La Loma

La música la envolvía. Se veía a sí misma bailando entre multitud de personas, en la Loma, rodeada de caras sonrientes, de tez morena la mayoría, cabellos negros, ojos relucientes, cuerpos sensuales en continuo contacto, danzando en la plaza a ritmo de charango y flauta andina, tambores , guitarras y palmas, en una auténtica fiesta. El ritmo primitivo la mecía, aun sin saber los pasos, se dejaba llevar totalmente por los demás , de un lado a otro, alzando los brazos, buscando miradas. Pensaba en la energía especial que se crea entre las personas al bailar sin miedo, sin límites, personas que acuden desde cada rincón de la ciudad, desde los barrios, siguiendo el instinto tribal, buscando la belleza de los cuerpos en perfecta unión sin que el pensamiento interrumpa la cadencia. Ya formaba parte de todo ello, perdiendo la noción del tiempo ...De pronto, una vibración, era una notificación en el móvil, de nuevo, anoche hubo taller de danzas en la Loma. Aquí son las seis de la mañana...

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada